Truman Capote

Truman Capote

Hablar del libro A sangre fría es lo mismo que hablar del denominado Nuevo Periodismo, en el que las fronteras entre la Literatura y el Periodismo se difuminan, hasta tal punto, que acaban por no distinguirse. Las obras que pertenecen a este género se convierten en extensos reportajes. En este caso, 318 páginas en las que se relata minuciosamente la historia que envuelve el asesinato de la familia Clutter.  

Capote decidió tirar del hilo de la noticia titulada como el crimen de Halcomb y que apareció en las páginas The New York Times el 16 de noviembre de 1959. Así que fue enviado por el periódico para el que trabajaba, The New Yorker,  para reconstruir cada detalle de los miembros de la familia, la casa, los vecinos e incluso de los propios asesinos.

Parece una novela de suspense con una trama inimaginable, pero la verdad es que está basada en un hecho real. En el múltiple asesinato realizado por Dick (Richard Eugene Hickock ) y Perry (Perry Edward Smith). Dos exconvictos que decidieron atacar al prototipo de familia norteamericana  formada por los padres: Herbert William y Bonnie Clutter, y los dos hijos que continuaban residiendo con ellos: Nancy Mae y Kenyon Neal. Ambos querían hacerse con la caja fuerte que contenía diez mil dólares, y que supuestamente se encontraba escondida en el hogar; o eso es lo que le había hecho creer Floyd Wells, un antiguo empleado de la familia a Dick, su compañero de celda. Sin embargo, Dick y Perry se encontraron con un panorama bien distinto, pues en la casa no existía semejante cantidad. Al no hallar absolutamente nada, y tratando de eliminar a cualquier testigo de su “hazaña”, perpetraron una auténtica masacre.

Anuncios