Se dice que con esta obra Wilde alcanzó la cumbre dramática. Incluso algunos añaden que es su mejor obra. Lo que sí que es indiscutible es que es una de las piezas teatrales más exitosas de todos los tiempos. Representada por primera vez en el 14 de febrero de 1895 en el teatro St. James’ de Inglaterra. Su originalidad es innegable, incluso en el propio título hay un juego de palabras, pero para entenderlo hay que hacer referencia al título en su lengua original: The importance of being Earnest. Ernest es el apodo de uno de los personajes, pero que se pronuncia igual que earnest que significa formal (para todos los personajes es fundamental dar una apariencia de formalidad). El problema de leerlo en otra lengua es que se pierden, al igual que el del título, otros juegos de palabras.

El carácter irreverente del autor se plasma en sus páginas, en las que pretende realizar una crítica a los convencionalismos, la falsedad y frivolidad que impera en las clases altas de la sociedad inglesa;  pero no a base de comentarios insulsos y ataques directos, sino a partir de la sátira y el humor, presentes en sus mordaces diálogos, que dan lugar a situaciones muy cómicas.
No es que pretendiese cambiar a la sociedad, simplemente pretendía retratarla, declaración de intenciones presente en el subtítulo: “Una comedia trivial para gente seria”.

Ambientada en la época victoriana, trata de un hombre llamado Mr. John Worthing, que inventa otra personalidad, Ernesto, con ella pretende divertirse, evitar sus responsabilidades y  conseguir aquello que se propone. Mr. Algernon Moncrieff, es su íntimo amigo que también crea otra personalidad ficticia: Bunbury, además es quién le presenta a su prima, que se enamora rápidamente de John y quién cree que está avocada a casarse con alguien que se llame Ernesto. A partir de este momento se inicia un enredo amoroso, y las mentiras y engaños se suceden de tal forma que algunas situaciones llegan hasta el absurdo, hasta que finalmente las invenciones se van descubriendo. En fin, esta es a grandes rasgos la intrincada trama que plantea Wilde, y de la que no puedo decir mucho más porque sino revelo el final.     
Finalmente, sólo añadir que es una novela de lo más entretenida así que para quien quiera saber cómo acaba todo este lío, recomiendo su lectura.

Anuncios