Continuación de la entrevista en El País de Paul Auster

En la novela resuenan algunos temas de actualidad. Por ejemplo, el asunto de la evasión de la justicia que obsesiona al protagonista. Este viejo debate ha cobrado nueva fuerza con el caso de Roman Polanski, con quien Auster coincidió en los noventa en un jurado del Festival de Venecia. “Terminé el libro mucho antes de que le detuvieran”, explica el escritor, uno de los firmantes del manifiesto en apoyo del director. “Éste es un asunto muy triste. Es un hombre mayor y no entiendo por qué esperaron 30 años para detenerle. Firmé porque me pareció injusto. Hasta donde yo sé, el juez estableció como pena que pasara un tiempo en un hospital psiquiátrico y Polanski cumplió. Luego el juez se retractó y fue entonces cuando se dio a la fuga. Ahora de pronto a todo el mundo le importa este caso, y yo la verdad es que creo que esto ya no es un caso”.

La publicación del manuscrito póstumo e inacabado es otro de los ejes estructurales de Invisible. ¿Qué opina de la reciente y polémica publicación del último libro de Nabokov? “Él dijo que no quería que se publicase y su hijo ha tomado ahora la decisión de sacarlo a la luz”, contesta. “En el caso de mi novela, no creo que Walker tuviera nunca en mente publicar lo que escribía. Se trata de introducir no ficción dentro de la ficción”. El juego narrativo que Auster establece divide la novela en tres partes, con tres narradores y varios saltos entre pasado y presente. “Todo fue orgánico. Las historias me llegan de esa manera: emanan de una necesidad por contar y llega todo de golpe. Así es con todo mi trabajo. Es instinto, una sensación”, sonríe. “No puedo defenderme”.

La narración de Invisible pasa por la primera, la segunda y la tercera persona. “Cada una te pone en un estado mental diferente”, asegura. “La segunda persona es la que da más miedo, de alguna manera parece que vuelve la historia del revés. A Walker le permite tomar distancia de sí mismo y al mismo tiempo el lector penetra bajo la piel del narrador, produce intimidad”.

¿Es la intimidad lo más importante en literatura? “Depende de lo que quieras hacer. A veces uno busca objetividad y distancia”. Confiesa que las escenas íntimas han sido lo que más le ha costado. “Lo más difícil es escribir sobre sexo, y en este libro hay mucho”.

Anuncios