Parece mentira que este sea el debut de Diane Setterfield porque todo está cuidado hasta el último detalle en esta historia con ecos victorianos.
Desde los personajes -con una complejidad psicológica enorme-, como lo ambientes -descritos minuciosamente- o la enrevesada historia de estas dos mujeres- que comparten más de lo que ellas creen-.
Todo se une perfectamente mediante un estilo brillante para contar una irreal pero originalísima historia, del todo recomendable. Es uno de los libros que más me ha gustado.
 
 
 
Me encanta como empieza el libro, con una dedicatoria supuestamente escrita por el personaje de Vida Winter en uno de sus libros, y que dice mucho de la trama de la historia:

 

 Todos los niños mitifican su nacimiento.  

Es un rasgo universal.  

¿Quieres conocer a alguien? ¿Su corazón, su mente, su alma?  

Pídele que te hable de cuando nació.  

Lo que te cuente no será la verdad: será una historia. 

               

Gran Bretaña

 

Anuncios