La historia del  Rey Lear transcurre en Gran Bretaña, y se centra en la decisión de su rey autoritario e impertinente, Lear, que debe determinar qué parte de su reino entregará a cada una de sus tres hijas como herencia, aunque mantendrá su título de Rey y cien caballeros a su servicio.  Para tomar tal decisión, les pregunta cuánto afecto le tienen. Como es lógico, Goneril –su primogénita y esposa del duque de Albany- muestra tal devoción por su padre que consigue hacerse con un tercio del reino. La siguiente en dirigirse al monarca es Reagan-casada con el duque de Cornwall-  que decide emplear la misma estrategia de adulación para conseguir su parte de la herencia. La última es Cordelia – la hija menor- pero ésta actúa de una manera muy diferente. Ella ama a su padre como le manda su deber de hija. No está dispuesta a ganarse a su padre y sus tierras con palabras falsas y que muestran un pseudo afecto. Por eso se queda sin nada, es más, Lear decide desterrarla de su reino y de su corazón. Sólo le interesa el supuesto cariño de sus otras dos hijas, aunque, como posteriormente se demostrará, sea falso.  Al quedarse sin una buena dote que otorgar a su pretendiente, el duque de Borgoña decide retirarse de la disputa que mantenía con el Rey de Francia para conseguir la mano de la hija del monarca inglés. Sin embargo, el Rey francés, que no entiende las razones que llevan a Lear a actuar de semejante manera, pues Cordelia había sido su hija predilecta, decide defenderla hasta tal punto que acepta casarse con ella aunque no reciba nada a cambio. También el conde de Kent intercede por Cordelia, ya que considera que la decisión ha sido impulsiva e injusta. A lo que el Rey responde echándole, aunque él es astuto y regresa posteriormente al reino, eso sí, disfrazándose para no ser reconocido por Lear.

Rey Lear

Escena del Rey Lear junto a su bufón en el bosque

A partir de entonces, el Rey comienza a vivir con  las dos hijas que habían recibido herencia, primero con una y después con otra, pero sus caprichos pueden con la paciencia de ambas. Al principio deciden tratarle con menos privilegios de los que el Rey esperaba,  pero después acabaron tratándole tan mal que decidió huir. Preso de la locura y desesperado por haber perdido el afecto de sus hijas, acaba alojándose junto a uno de sus bufones y Kent – que estaba disfrazado-  en un lugar en mitad del bosque.

Es en este momento se cruza la otra trama, que gira en torno a Glocester. Su hijo primogénito, pero bastardo, Edmund quiere hacerse con la  parte que le corresponde al hijo legítimo, Edgardo. Para ello, pretende hacer creer a su padre que Edgardo quiere matarle. Ante semejante panorama, Edgardo decide esconderse y acaba en una cabaña, la misma a la que acude el rey Lear, junto a Kent y el bufón, a guarecerse de la tormenta. Las mentiras del hijo bastardo no tienen límite y llevan a que varios personajes acaben muriendo. Así se producen múltiples conflictos que ponen de manifiesto el interés de cada uno de los personajes y hasta donde son capaces de llegar para lograr aquello que desean. La corrupción de todos es cada vez más evidente. Aunque finalmente, aquellos que habían sido desprestigiados como Edgardo y Cordelia, son los que acaban por ser reconocidos por sus padres como fieles hijos. Se produce un proceso de reconocimiento de la traición de sus otros hijos. El engaño se revela. Aunque desgraciadamente para la hija menor de Lear, ya es demasiado tarde.

El rey Lear durante la muerte de Cordelia

 

 

 

Anuncios