Hace menos de un mes que Paul Auster lanzó al mercado su última obra: Invisible.  La historia se desarrolla entre 1967 y  2007. En ella, participan hasta tres narradores y se ofrecen distintos puntos de vista para contar la vida de un joven estudiante de la Universidad de Columbia, al que le proponen una oferta imposible de rechazar para una persona, que como él, es un amante de la poesía: dirigir una revista literaria. Pero el azar y el destino harán que su vida de giros inesperados.  

Hoy, Paul Auster acudirá al Museo de Artes Contemporáneas de Castilla y León  (Musac) a recoger el premio Leteo 2009. Según EFE,  la organización ha galardonado al escritor por su “extraordinaria capacidad” para describir y profundizar en la angustia y la indefinición del ser humano en un tiempo marcado por la ausencia de referencias y valores estables. También destacaron su talento como constructor de artefactos narrativos, los originales planteamientos que vertebran sus historias y el “soberbio dominio” de un lenguaje envolvente y seductor que combina con maestría la profundidad moral y la agilidad comunicativa, así como la acusada coherencia interna que caracteriza al conjunto de su amplia obra.

No es la primera vez que acude a España a recoger un premio, porque en 2006 también recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras.  Este nuevo galardón, es el reconocimiento de escritores debutantes a quién entienden, ha contribuido a la renovación literaria con su obra, que abarca todo tipo de géneros como la poesía, la narrativa, el ensayo o el teatro.

Además, a partir de mañana, también se iniciará en el Ayuntamiento de León y en el Musac un ciclo de cine, compuesto por aquellas películas en las que este norteamericano ha participado bien como director o como guionista.

Anuncios